Los bots en banners (o “banner bots”) son un nuevo concepto que aterriza tras la llegada de la tecnología conversacional.

La tecnología conversacional de los chatbots está impregnándolo todo. Su dinamismo y versatilidad la definen, al tiempo que la convirtieren en una de las interfaces más interesantes a la hora de interaccionar con usuarios y clientes. Al tiempo que esta tecnología evoluciona, nuevos conceptos van surgiendo. Entre todos ellos destacan los banner bots, ¿qué son? Nuestra compañera Patricia ha hablado de ellos en alguno de sus post y aunque todavía no son muy conocidos, las aplicaciones que tienen son muy interesantes.

Para ayudarnos a analizar este concepto, hemos entrevistado a Carlos Rodríguez, socio director de Chatbot Chocolate, que nos comenta algunas de las claves que hay que tener en cuenta a la hora de replantearse la introducción de un bot en un banner:

¿Como pueden ayudarnos?

Los banners son una realidad para atraer o volver a enganchar a clientes. En torno al formato de los banner y resto de recusos de captación, se desarrolla constantemente tecnología con objeto de mejorar ratios de conversión, desde el RTB hasta el multitouch attribution (MTA). Por otro lado, los recursos visuales han ido evolucionando, para ser más llamativos, y ahora gracias a la era converscacional, nos adentramos en un nuevo mundo como es la creación de chatbots en banners, es decir, bots conversacionales que se introducen para impulsar el ROI de las campañas.

Al igual que ocurrió con el email marketing, los banners han ido perdiendo efectividad a medida que como consumidores de contenido digital nos acostumbrado a ellos, provocando que la conversión de dicha publicidad sea cada vez menor.

¿Por qué introducir un bot en un banner?

Estamos en un momento en el que el formato conversacional (el chat) y el vídeo, se están adoptando por encima de otros formatos con un alto grado de penetración años atrás. Esto está sucediendo en diferentes ámbitos como suele ser el personal (hablar con amigos o familiares), o consumir contenidos (youtube, IG TV…).

Por otro lado, hemos visto como los banners y el uso de canales digitales para impactar a clientes ha ido creciendo. En este contexto de crecimiento, cabe destacar que los impactos digitales a los que nos vemos sometidos nos han hecho llegar a un estatus podríamos decir que de saturación. Esto ha provocado (entre otros) que, por un lado los banners comiencen a ser menos perceptibles y por otro que hayan surgido herramientas que nos ayuden a erradicarlos (los ad blockers) que han puesto en pie de guerra a los medios.

En este sentido, los banner bots -que es uno de los nombres que se están adoptando- son una herramienta que permiten que el cliente interaccione con la marca, sin llegar a salir del entorno en el que se encuentra, y permitir entre otros informar y captar el lead en un formato conversacional, en el que a muchos se les olvida que al otro lado hay una máquina. Una realidad que nos permite mejorar la conversión en campañas de captación.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de lanzar este tipo de banners?

A la hora de introducir un chatbot en un banner, y en realidad en cualquier interfaz, hay que tener en cuenta varios puntos. La primera y más importante es tener claro que se pretende conseguir con el chatbot. Actualmente encontramos chatbots de captación de leads, de atención al cliente, de difusión de contenidos, etc. Partiendo de esta base, la primera pregunta a responder es, ¿qué pretendo conseguir con mi banner bot?

Teniendo en cuenta el entorno en el que vamos a incluirlo, lo más normal es que ese banner bot se encargue o bien de ofrecer información al cliente/usuario sobre un determinado servicio o bien captar el lead para darle continuidad posteriormente. Una vez definido el objetivo del chatbot, tendremos que pensar en el camino que dicho chatbot va a seguir y qué preguntas va a responder para posteriormente hacer un entrenamiento de cada una de las diferentes posibilidades. Igualmente importante, cuál va a ser la personalidad de ese chatbot -y si se le va a dar continuidad en otra web- y un diseño de los mensajes amigables y/o adaptados a la audiencia que queramos impactar. Sin olvidar que en cualquiera de los casos, tendrán que ir acorde con la imagen de marca de la compañía.

¿Son verdaderamente una solución a la baja efectividad de los banners actuales?

Como he comentado anteriormente, sí. Una de las patas fundamentales de un buen marketing es estar constantemente innovando, es decir, ofrecer al usuario una experiencia única e inigualable que puede/debe empezar incluso antes de adquirir el producto o servicio que va a adquirir. Teniendo en cuenta esto, la experiencia novedosa y dinámica que ofrecen los chatbots gracias a la interfaz conversacional en la que se basan y la implementación de algunas claves como la personalización de la experiencia y la personalidad del propio asistente, permiten captar la atención de la persona a la que queremos impactar. Algo que en la actualidad no ocurre, debido a que nos hemos acostumbrado a su uso y visualización. En este sentido, siempre destaco el caso de Olentzero.chat, el chatbot que y consiguió crear una experiencia disruptiva, innovadora y más cercana (y que consiguió que varios miles de personas le enviaran al chatbot emojis de besos!).

A nivel de diseño, ¿que peculiaridades pueden tener con respecto a un bot en Facebook messenger?

Dado que la interacción con el bot va a tener lugar dentro de un banner y que dicho banner se va a ver en tan solo una parte de la pantalla, lo recomendable es que los mensajes sean cortos, más cortos incluso que el famoso “suspiro” de Alexa de Amazon Echo. Hablamos de mensajes cortos y efectivos con los que el usuario pueda captar la esencia del objetivo del chatbot. En este sentido, tampoco debemos perder de vista el diseño del propio banner. Aunque en un bot en Messenger o en whatsapp no hay que tener en cuenta este punto, en el caso de los banners, (al igual que un bot en web a pantalla completa), tenemos que diseñar un entorno amigable y visual para captar, aún más, la atención del cliente. En este sentido, puede resultar interesante dotarle de una “cara” animada o real, que nos ayude a conectar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *