Cada vez son más las grandes empresas que apuestan por los chatbots. Hemos hablado del bot de BBVA, del de EiTB, ahora es el turno de SoluZionador, el chatbot de WiZink creado para facilitar el proceso de contratación online de sus productos.

SoluZionador, que es como han decidido bautizarlo, es el asistente conversacional que la entidad financiera ha integrado en la página web de los formularios de contratación ha sido programado para responder las dudas de los clientes sin intervención humana. 

Para poder comenzar una conversación con él, lo único que tienes que hacer es acudir a la página de depósitos de esta entidad y esperar a que el margen izquierdo la pantalla aparezca este simpático robot.

Ejemplo de conversación mantenida con SoluZionador.
El chatbot por el que han decidido apostar funciona con texto libre, de este modo, es el cliente quien escribe con total libertad la duda que tiene. Además, como puedes comprobar, SoluZionador respeta no solo la imagen de marca en cada uno de los mensajes que ofrece al usuario, sino que también el propio diseño del bot va muy acorde con la imagen actual de la marca. Sin duda, este es uno de los puntos que no debemos olvidar a la hora de introducir un bot, ya que una imagen atractiva siempre llamará más la atención e invitará a los usuarios a animarse a probar este tipo de herramientas.

Aunque actualmente solo está disponible en la pagina que hemos mencionado con anterioridad, la idea es que a lo largo del mes de febrero, el asistente conversación también ayude a los clientes en el proceso de contratación de tarjetas de crédito.

Con la introducción de soluZionador, la empresa tiene como objetivo aumentar la satisfacción del cliente en un 15%, además de reducir la tasa de abandono en el proceso de compra. Tal y como afirmó el director de ventas de WiZink, Bruno Cotta.

“Es un paso más en nuestra estrategia de crecimiento, centrada en aportar valor a través de una experiencia de cliente sencilla, transparente y totalmente digital”, afirmó el director de ventas de WiZink, Bruno Cotta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *