Para 2029 las computadoras superarán la inteligencia humana, dice el futurista Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google. Eso es sólo diez cortos años de distancia. Es difícil descartar las predicciones tecnológicas de Kurzweil. De 147 pronósticos, 126 se hicieron realidad en 2009, para un promedio de bateo de 86 por ciento.

En su primero de ocho libros, “La era de las máquinas inteligentes”, en 1990, Kurzweil analizó que la propagación de teléfonos celulares y faxes aplastaría a la Unión Soviética. A finales del año siguiente lo hizo. En la reunión de 2005, Mikhail Gorbachov le dijo que la comunicación electrónica había afectado el control del flujo de información. Kurzweil también observó por avances en el software de ajedrez que las máquinas vencerían a los mejores jugadores humanos para el año 2000. En 1997, el campeón mundial Garry Kasparov renunció a la computadora Deep Blue de IBM. Y en un momento en que solo 2.6 millones de personas en el mundo estaban usando Internet (muy errático) en el mundo académico, empresarial y militar, Kurzweil vio una explosión de cableados. Hoy en día la mitad de la población mundial, 3,85 mil millones de personas, tiene acceso a Internet.

Entonces, cuando Kurzweil dice que 2029 es el año en que la inteligencia artificial (IA) superará a la humana, lo que hay que hacer no es una objeción sino una preparación. Más aún, ya que las máquinas y los robots se harán cargo de los trabajos humanos. El experto en inteligencia artificial Kai-Fu Lee, ex presidente de Google China, estima que la mitad de los tipos de trabajo actuales desaparecerán.

Las computadoras se han vuelto más rápidas y el almacenamiento de datos más denso. Los chips ya no están limitados a la memoria, para el cálculo o el procesamiento de textos. La programación se ha nivelado hasta redes neuronales algorítmicas que coinciden con la capacidad humana.

La investigación y el desarrollo de AI se han centrado en hacer que las computadoras actúen como el cerebro humano. Las máquinas han “aprendido” la percepción visual, el reconocimiento de voz, la toma de decisiones y la traducción entre idiomas. De este modo, Amazon es capaz de ofrecer un nuevo producto justo después de la compra de un cliente. O Facebook puede etiquetar a una persona en una fotografía. O Spotify sigue una canción seleccionada con otras del mismo género y período. Más sofisticadas son las computadoras que pueden trazar tendencias de moda y pronosticar el clima a partir de décadas o siglos de datos históricos.

AI ya está en la etapa de “aprendizaje profundo”. Alimentar grandes cantidades de datos, los autómatas son capaces de analizar e inventar. Los programas imitan cómo los humanos aprenden de la experiencia. Los algoritmos hacen que las máquinas realicen una tarea repetidamente, cada vez que la modifiquemos un poco para mejorar el resultado. Un automóvil autónomo, por ejemplo, frenará si un trozo de papel vuela en su camino o si se forma un charco de lluvia en la carretera, percibiéndolos como obstáculos. Pero en el pasado de la negociación lenta, notará que los elementos serán inofensivos la próxima vez. Más que eso, enseñará a otros autos sin conductor transmitiendo la información.

Uno puede simplemente imaginar qué trabajos serán irrelevantes. Ya las fábricas de prendas de vestir se están reduciendo en espacio y mano de obra. Las máquinas de coser respaldadas por computadora ahora pueden bordar diseños en telas y parches en uniformes con consistencia. Los asistentes personales, como Siri en iPhone, pueden programarse no solo para obedecer sino también para anticipar las necesidades. Los matices del idioma se pueden aprender a fondo, como herramientas útiles para viajeros internacionales, empresarios y líderes gubernamentales. “Gafas de lectura” puede dictar texto; Indica el color, la forma, la distancia y el volumen; Y reconocer a los amigos por los ciegos. La coloración realista de imágenes en blanco y negro o monótonas puede ser fácil. Los robots de chat pueden proporcionar simultáneamente servicio al cliente en bancos, salas de exposición y mostradores de ventas. El reconocimiento facial se puede usar no solo para la seguridad, sino también para identificar a las personas con imágenes nebulosas u obstruidas. Una vez más, a partir de los datos almacenados, las aplicaciones son capaces de analizar los rayos X y los resultados de las pruebas médicas, y desde allí diagnosticar enfermedades. Se pueden combinar con dispositivos que monitorean la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la quema de calorías, los pasos caminados y las horas de sueño del usuario. Los medicamentos pueden ser personalizados.

AI interrumpirá las industrias con la mayor cantidad de trabajos de rutina: manufactura, centros de llamadas, bancos y minoristas, dice Lee. La supervivencia de las empresas dependerá de la velocidad de su automatización. El lento y el no listo caerán por el camino.

Los jóvenes de hoy se enfrentarán a la súper IA que Kurzweil prevé en 2029. Tan pronto como estén preparados, los defensores Greg Naterer, decano de ingeniería y ciencias aplicadas de la Memorial University of Newfoundland. Los temas y las competencias tradicionales que se enseñan en la universidad deben revisarse a la luz de las interrupciones que se avecinan en el mercado laboral. El gobierno, las empresas y el mundo académico deben unirse para determinar qué nuevas habilidades se necesitarán en el lugar de trabajo. Los planes de estudio deben diseñarse para “competencias resilientes” en comparación con las que reemplazará AI.

Lograr que los jóvenes, se interesen en la inteligencia artificial es vital. Se puede alentar a los medios de comunicación, incluidos la televisión, las películas, la publicidad y las exhibiciones de merchandising, para que informen y estimulen a las personas sobre lo que vendrá.

China está más avanzada en ese sentido, dice Lee en su nuevo libro, “AI Superpowers”. En Occidente, AI se concentra en el Silicon Valley de California. En China, el interés, la innovación y las inversiones en inteligencia artificial están por todas partes. Se emocionaron en parte debido a dos eventos. Uno de cada cinco chinos, 260 millones de personas, vio en la televisión cómo una máquina mucho más sofisticada que Deep Blue derrotó al campeón mundial del antiguo juego de mesa de estrategia oriental Go. Además, cómo los astronautas chinos explotaron para explorar el lado oscuro de la luna.

Entonces es hora de hacernos preguntas, como: ¿Vamos a tener maestros de robots? ¿Qué pasa si un carro robot choca contra otro carro robot y nos lastimamos? ¿Se casarán las personas con robots y tendrán bebés con ellos? ¿Serán las computadoras tan inteligentes que pueden mandarnos alrededor? Si las máquinas hacen todo, entonces, ¿qué vamos a hacer? Esas son las mismas preguntas formuladas por las élites empresariales y políticas.

Por Ángel Leonardo Torres

Todo evolucionana ¿te vas a quedar atras? Electrónica y Telecomunicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *