Los avances en inteligencia artificial y tecnología combinados con el poder de un puñado de gigantes tecnológicos parecen allanar el camino para una narrativa incómoda. Muchos de los líderes tecnológicos más prominentes advierten cada vez más sobre la necesidad de actuar con cautela.

Por ejemplo, Tim Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web, conmemora el 29 aniversario de su invención con una carta abierta en la que hace un llamamiento para que las grandes firmas tecnológicas estén reguladas y eviten que su creación original sea “una arma cargada

El antecesor de la WWW también aconsejó que “en los últimos años, hemos visto teorías de conspiración en plataformas de medios sociales, cuentas falsas de Twitter y Facebook que avivan las tensiones sociales, los actores externos interfieren en las elecciones y los delincuentes roban trozos de datos personales”.

Berners-Lee cree que muchos de estos desafíos se han incrementado debido a la concentración de poder que ahora está en manos de unos pocos gigantes tecnológicos. Como resultado, él y muchos otros están expresando su preocupación sobre un puñado de compañías que controlan precisamente qué ideas y opiniones se ven y comparten.

Lo que una vez fue una rica selección de blogs y páginas web se ha comprimido bajo el peso poderoso de unas pocas plataformas dominantes

Cuando Berners-Lee ayudó a allanar el camino para Internet, sabía que su creación serviría como un reflejo de la humanidad: lo bueno, lo malo y lo feo. Aquí en 2018, hemos ingresado al primer año en el que más de la mitad de la población mundial ya está en línea. Pero, esta estadística también destaca una brecha digital de desigualdades.

Muchos argumentarían que una web centralizada le impide alcanzar su objetivo final de convertirse en una plataforma abierta para permitir que cualquier persona comparta información, tenga acceso a oportunidades y colabore a través de fronteras geográficas.

Elon Musk recientemente subió al escenario del SXSW para revelar por qué siente que es crucial construir una base en Marte. “Marque mis palabras”, dijo, “la IA es mucho más peligrosa que las armas nucleares, entonces ¿por qué no tenemos supervisión reguladora?

Existe el argumento de que la raza humana es como un niño pequeño que juega solo con una bomba sin entender los peligros o implicaciones de sus acciones. No tenemos idea si la detonación ocurrirá hoy, mañana o dentro de 20 años. Es la falta de regulación lo que representa el peligro y la protección más importantes de nosotros mismos en lugar de la propia IA.

Irónicamente, la IA debe ser vista como la esperanza más prominente para proteger nuestra supervivencia para las generaciones futuras. Los investigadores creen que para 2050, habrá 10 mil millones de personas en el planeta Tierra. Con recursos limitados y reducidos, debemos aprender a ser más eficientes con nuestro uso de materiales y hacer más con menos.

¿Cómo vamos a alimentar a 2.5 billones de personas adicionales? Esta es una de las preguntas más importantes que necesitan respuesta, y la IA puede desempeñar un papel importante en la superación de estos desafíos. Sin embargo, en lugar de progresar como una comunidad global, hay quienes eligen militarizar tecnología o cerrar naciones enteras atacando las redes eléctricas. Lamentablemente, esto es solo el comienzo.

Sin embargo, recordemos que la IA no es inherentemente el tipo malo aquí. A pesar de ser bombardeados con historias aterradoras sobre robots robando trabajos o el aumento de las máquinas en artículos que se publican en línea con una imagen de encabezado de robots con ojos rojos, la verdad inconveniente es que son los humanos los que son más peligrosos que la IA.

La verdad incómoda es que Internet es el mayor reflejo de la humanidad. Los usuarios en línea convirtieron el inocente y útil chatbot de Twitter de Tay, Tay, en un troll racista dentro de las 24 horas. También hemos creado cyberbullying, trolling y cyberstalking. Estas son las razones reales por las que los grandes pensadores están nerviosos por la IA.

Podemos crear las máquinas y diseñarlas pensando en el bien común o agregar los elementos más oscuros de la condición humana. Charlie Brooker recalca perfectamente este punto en su serie de televisión, “Black Mirror”. En última instancia, tenemos el poder de dar forma a nuestro destino al aprovechar las oportunidades de los avances en la tecnología.

Así que la próxima vez que mires al espejo negro leyendo sobre un futuro distópico gobernado por máquinas, recuerda que controlamos la tecnología y sus capacidades futuras. Algunos podrían argumentar que este es el mayor problema.

Por Ángel Leonardo Torres

Todo evolucionana ¿te vas a quedar atras? Electrónica y Telecomunicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *